Make your own free website on Tripod.com

               
 
 

PORTADAFAVORITOSLA RED

SE BUSCAEL MONOLOGOELECCIONES
EL COMPLOTLA MADREVIAHURTO
ORGÁSMICOCARDENALJOROPONARCISISMOBETTYQ.E.P.D.HUMANISMOBOLIVARREY MOMOJAQUE MATEMANDINGAPEROLANDIAAZUCALPRESIDIARIOMARGINALINOCENCIAHOLIDAYSTEODOROMILLONARIOEN GUERRASILENCIADOSER´CONDEAUXILIOEL REBUZNEROSALESEL SAQUEOEL PROCESOLOQUEROSANTA ONUAMORSUPER RATÓNCNE

 

    :: EL REY MOMO (EL AMO DEL BILLETE) :: 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Las dos mayores tragedias de las que ha padecido Venezuela desde sus inicios como república federal, ha sido el solapamiento que el poder ejecutivo ha ejercido sobre el poder judicial y la discrecionalidad que ha tenido para administrar el dinero público como mejor les ha venido en gana.

Los políticos Venezolanos por medio de la retórica romántica, basan sus apologías e inspiran a otros a que los apoyen, en base a una Venezuela utópica que jamás ha existido.  Vociferan a viva voz los ideales de la libertad, los derechos humanos y el progreso como las metas por alcanzar, cuando la verdad objetiva, señala que el hacerse rico a expensas del cargo que ocupa, es la inefable meta trazada.  


Este gobierno es, está y seguirá siendo tan corrupto como cualquiera de los que hemos experimentado desde 1830 para acá.

El poder ejecutivo lo es todo. El concepto de estado no es más que un recurso pictórico para jugar y practicar cuando se esta en edad primaria y nuestra maestra nos provee de creyones para esbozar una de nuestras mayores hipocresías republicanas. ¡Clase hoy vamos a aprender y a querer a nuestro país, esta es la bella nación que nos vio nacer! ¡Comencemos pues por dibujar la zona en reclamación que es nuestra pero no lo es! y así se inicia nuestro gran ciclo de inconsistencias hasta que llegamos a edad adulta. Ya son varias las generaciones que han pasado por estas tierras y ninguna de ellas, con excepción de la clase política siempre corrupta, ha entendido realmente que es Venezuela en realidad.

 

 

Nuestros país maximizo sus vicios al descubrirse el oro negro. Funcionario público que no se enriqueciera en sus predios de gobernabilidad no sería más que un huevón de oficio. Cuando se toma el dinero de una partida, se aceptan sobornos y se desvían los recursos o se mal invierten en cualquier iniciativa del ejecutivo, que a la final no trae progreso alguno, es allí cuando verdaderamente nuestro Venezolanismo sale a relucir. Nos guste o no tenemos que aceptar que somos o al menos formamos parte de un país sub-desarrollado ALTAMENTE CORRUPTO.

 

 

No he visto a un solo político de la oposición, hablándole claro al país. Una y otra vez sale a relucir el discurso de rigor utópico como excusa para liberarnos de este régimen demo-comunista.

Como Venezolano no puedo sentir ni siquiera tristeza por lo que nos esta pasando; ya que por un lado si mido mis propias contribuciones a través de mi vida en favor de esta Venezuela que por alguna razón amo, mi versión personal resulta apasionada y esperanzadora, pero por el otro; cuando procuro encontrar un reflejo practico de lo que siento, lo que descubro es perversión, temor, hipocresía e ignorancia.

 

 

Si damos un paseo por el Parque del Este de Caracas y nos sumergimos en el mundanal ritmo de nuestra ciudad, evitando los recorridos por el centro, pillaremos como es que esta instalación pensada para la recreación, se ha convertido en un recinto que revela el descenso de nuestra cultura social. El hablar, los tonos, la madre que le grita a sus 5 hijos, la ausencia de animales en sus jaulas, letreros fantasmales que describen a una raza de aves que estuvo ahí en los setenta pero ya no más, la indisponibilidad de los baños públicos sin papel sanitario y harto olorosos, los paseos peatonales saciados de basura, la venta de fritangas en los alrededores con permisos sanitarios chimbos, guardias con uniformes desgatados y sin el más mínimo sentido común de como dirigirse al público visitante, la carcasa esa en la que viajó Colón en plena desintegración, en fin. Una arista más de esta revolución de pacotilla que ya no sabemos como llamarla.

Ni siquiera el escaso dinero que no se roban y llega a su próvido destino, iguala a las obras construidas y mantenidas en la Dictadura de Pérez Jiménez. Seguidamente si contrastamos estas vívidas experiencias con la verborrea presidencial actual, uno se dice ¡Vergación! ¿hasta cuando?.

 

 

Mr. President en lugar de fijar su atención en como facilitarle al país su propio progreso, hace todo lo contrario, lo que me lleva a preguntarme ¿Cómo se le puede pedir a un militar que actúe como un político decente y progresista, si jamás hemos sabido lo que es eso?. No obstante; Mr. President se ha refugiado en los argumentos más viles que hay. Al igual que todos los presidentes que hemos tenido, le huye a la idea de permitir que la gente se desarrolle por sus propios medios, siendo el gobierno un ente facilitador y no un demagogo intervencionista.

Mr. President erróneamente piensa que la solución para tanta arbitrariedad, es por medio de la implementación de un sistema comunista, que joda a todos por igual, pero con la terrible omisión de que el y lo suyos no se den por incluidos. En otras palabras, alguien tiene que dirigir el parapeto revolucionario y ¿quien mejor que el mismo?.  Nuestro país no es que va sino que ya llegó a un gran atolladero. Ahora con un poder judicial que chilla cuales cerdos a punto de ser alimentados, con una asamblea repleta de nuevos ricos incapaces de superar una prueba de la Misión Robinsón, con una zafra de banqueros y mercantilistas firmantes del decreto de Carmona aplaudiendo sus discursos populistas y la pésima escogencia del ejemplo de Fidel Castro, como modelo a seguir para garantizar un efectivo control gubernamental sobre aquello que tenga vida propia en el país. 

 

 

El gran problema que enfrenta el presidente de no todos los Venezolanos, no es que sea capaz de señalar donde es que hay una plasta y quien la esta ejecutando sino que no sea capaz de percibir la suya propia, sumiendo a miles de ciudadanos a calarse este respiradero junto con el y su saga.

Hoy podrá ser el dueño de los billetes por los cuales más de uno sale a vender a su propia madre, pero como yo, hay miles que este ofrecimiento ni nos inmuta. Me importa un rábano que este sistema podrido de presidencialismo todopoderoso, continué en su fatua tarea de apropiarse de todo, incluyendo lo que no es suyo. No son más que una nueva camada de bandoleros populistas.

Quien diga que el padre de la patria esta feliz, que se vaya directo al mismo infierno o lo que es igual que busque empleo de inmediato en el propio gobierno.

..... Y SOBRE LA MARCHA DE HOY 4 DE FEBRERO

Una vez más Mr. President en base a los billetes obtenidos de manera fraudulenta de PDVSA y el SENIAT encargó a sus serviles en la gran tarea de valerse del cualquier medio oficial para transportar a cuanto fanático vende patria hay en nuestra deteriorada nación.

En su alocución de perolata volvió a ofrecer lo mismo que hace 7 años, responsabilizando a los Estados Unidos y a los gobiernos anteriores de su inequívoca e ineficiente gestión de gobierno.

 


 

El rey MOMO como de ahora en adelante lo denominaré, vocifera ante una cuerda de inadaptados sobre su marcha por la dignidad, cuando a escasas cuadras de la Av. Bolívar se aprecia la presencia de docenas de vehículos del ESTADO prestos a movilizar a cuanto marchista pre-pagado asistió a este deplorable evento.

 

 

 
 CITIZEN / Por una Venezuela libre de comunismo...! SUBIR