Make your own free website on Tripod.com

               
 
 

PORTADAFAVORITOSLA RED

SE BUSCAEL MONOLOGOELECCIONES
EL COMPLOTLA MADREVIAHURTO
ORGÁSMICOCARDENALJOROPONARCISISMOBETTYQ.E.P.D.HUMANISMOBOLIVARREY MOMOJAQUE MATEMANDINGAPEROLANDIAAZUCALPRESIDIARIOMARGINALINOCENCIAHOLIDAYSTEODOROMILLONARIOEN GUERRASILENCIADOSER´CONDEAUXILIOEL REBUZNEROSALESEL SAQUEOEL PROCESOLOQUEROSANTA ONUAMORSUPER RATÓNCNE

 

    :: PAÍS FRUSTRADO :: (azúcar)


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Una de los grandes perversiones que hemos vivido en Venezuela ha sido la ignorancia. Tanto del pueblo como tal; como de sus dirigentes designados. En consecuencia hemos venido recreándonos un karma repleto de insatisfacción por el nivel de incompetencia que se respira a diario en todo nuestro entorno como país. Para nadie es ningún secreto que Mr. President; así como todos los presidentes que lo han antecedido han sido mediocres en cada una de sus gestiones. Realmente no me atrevería a diferenciar una período con otro, ya que todos han dependido de los ingresos provenientes del petróleo. Sin este oro negro nuestra cháchara democrática sería otra. No hubiéramos votado nunca por un Luís Herrera, Lusinchi, Caldera y un Chávez.

El dinero público en Venezuela es la principal fuente de riqueza para cuanto incompetente hay en el país. Con y antes de Mr. President, nuestra estructura gubernamental ha seguido siendo la misma que ideó Rómulo Bethancourt, quién sentó las bases de un sistema democrático persistentemente podrido e ineficaz para cumplir con sus funciones. El vicio de robarse lo público es uno de nuestros grandes dilemas. Ni siquiera contando con la lealtad de los afamados militares de la república (pro-golpistas del 92), a quienes se les desvió de sus tareas habituales y se les involucro en la administración de recursos del estado, pudieron resistirse a la tentación de robarse lo que no es suyo. Han pasado a ser tan ladrones como cualquiera y su premiación será el silencio cómplice de las instituciones del estado, por aquello de salvaguardar las apariencias. En consecuencia, ya veremos BMW y Mercedes Benz recorriendo las colapsadas vías de comunicación de nuestro país tercermundista.

 

 

¿Porqué somos Tercermundistas? Sencillamente porque nadie tiene la más remota idea de como hacer que nuestro país sea prospero en lo económico sin depender del petróleo y prodigo en su función social. Nuestras esperanzas se han centrado en darle crédito a cuanta promesa electoral ha pululado a lo largo de nuestras vidas para luego vivir el trivial desenlace de que todo los que están metidos en política, buscan la manera de hacerse ricos a costa de la incredulidad de la gente.

Si cotejamos las promesas electorales de Mr. President con el cumplimiento de las mismas, pues la resultante dirá que el teniente coronel ha hecho honor a esta forma de gobernar.



 

Miente para llegar, una vez alcanzado el sitial sigue mintiendo más y la burda manipulación engañosa nos la siguen metiendo por los ojos a punta de petro-real. Como el sostenimiento de esta farsa requiere de grandes despilfarros del dinero público, el inevitable mal ejemplo sale a relucir para todos aquellos que están por debajo del bendito cargo. En conclusión todos roban. Péndejo aquel que no lo hace.

Indudablemente somos un país frustrado que se encuentra atrapado en un círculo vicioso que no haya como salir de el. Como se diría popularmente: No pegamos una en este sentido.

¿Soluciones?.... Salir de este mamotreto robolucionario y sentar con carácter de ley en la nueva constitución que ha de venir algún día; el establecimiento obligado y sin inherencia posible del poder ejecutivo de una asignación porcentual sobre el PIB para financiar las inversiones en lo social y el funcionamiento del resto de lo poderes. 

 

 

Cuando tengamos un poder judicial financiado directamente por la constitución sin depender de la buena pro del poder ejecutivo, es cuando comenzará a surgir la verdadera aplicación de la ley. Corrupto al frente, corrupto preso. Aunque parezca irónico en tiempos de Pérez Jiménez  el poder judicial contaba con el 3% del PIB y actualmente viene siendo el 0,00001 de algo que alguna vez fue. Policías y ladrones no pueden obrar juntos. Estos últimos se tragan a los primeros.

Igualmente en lo social. Si Venezuela contará con el 5% del PIB destinado a esta materia sin depender del poder ejecutivo, seríamos una potencia mundial en educación, salud y vivienda. No obstante; si prevalece las mentiras del gobernante de turno sobre estas áreas pues seguiremos condenados a la miseria sean Adecos, Copeyanos, emeverristas, comunistas, anti-imperialistas y demás entes atrofiantes del desarrollo.

La arrechera que en lo personal tengo por Mr. President y por la oposición oportunista, es de ligas mayores. La falta de voluntad para cumplir lo prometido no tiene nombre.

¡Azúcar!

 

 
 CITIZEN / Por una Venezuela libre de comunismo...! SUBIR