Make your own free website on Tripod.com




 

PORTADA

 Diciembre 09, 2005 :: LA VENEZUELA CON LA QUE YO SUEÑO ::

   

En el día de hoy; luego de celebrar una típica conversación de "arreglemos el país mientras nos tomamos un cafecito" con una de esas amistades que se van formando a través de la vida, decidí tomar en consideración una importante recomendación que me dio y que no era otra que: "recuerda que no todo puede ser anti". Para una persona como yo, que ama a su país pero que al mismo tiempo detesta la incongruencias que se han venido manifestando no sólo en los últimos 7 años, sino que pica y se extiende a varias décadas vividas en la llamada cuarta república. Tal consejo me sensibilizo, por lo que he decidido dedicar parte mi tiempo libre a ilustrar lo que para mi sería el país de mis sueños. Un país que a primera vista me lo imagino sin Chávez en la presidencia como es lógico pensar. Por que no podemos aspirar al perfeccionamiento del sistema democratizo, si su principal representante se da a la tarea de querer convertirnos en un país comunista bajo engaño.

No obstante; activar la imaginación haciendo de cuenta que el "siempre golpista" dejo de conducir a Venezuela, se me adviene a la mente un escenario refrescante que quizás tenga la virtud de vivirlo o de verlo surgir entre las cenizas de esta revolución insulsa, precaria, corrompida, corrupta, retrograda, populista, militarista con sus desventuradas ansias de dejar de ser una utopía resquebrajada ante la cual se ciñen un puñado de nuevos ricos de turno,  cuyos fines son a todas luces oscuros, llenos de improvisación, sin progresismo, donde la retórica fantasiosa huye de la realidad palpable que se agrupa en la imagen tacita y palpable, que rodea nuestras principales ciudades y que en los textos figura como los llamados "cinturones de miseria". En la cual cientos de partidarios de este socialismo del siglo XXI, menosprecian cualquier logro alcanzado por los antiguos gobiernos, se apropian de estos y luego salen a revenderlos como si fueran suyos, cuando en realidad no han sudado ninguno de esos esfuerzos y ni se han preocupado en mejorarlos.  Su mejor argumento para ganar adeptos no ha sido más que la apelación de un falso discurso nacionalista, que en teoría revindica a los desposeídos y que supuestamente les otorga el poder de decisión sobre su destino.

Me resulta triste y embarazoso que estas líneas sirvan de preámbulo para darle rienda suelta a este sueño que he decidido escribir. Una Venezuela hermosa, robusta, plenamente diversificada en su economía, con un sistema social que no deje a nadie por fuera ni al más rezagado de nuestros ciudadanos, que despierte admiración por su capacidad de atender las dificultades a corto, mediano y a largo plazo, cuyo espíritu de compromiso con la construcción del país sea entendido como la sumatoria de cada uno de nosotros como individuos, que nuestro amor por el trabajo sea la principal credencial con la que nos identificamos, que nuestra labor sea retribuida en la contra-prestación de mejores servicios públicos y que no se limite al cobro de impuestos. Que la labor social nunca más sea tomada como la bandera de una parcialidad política porque esta nos corresponde a todos. Ahora bien; necesariamente para imaginar una Venezuela posible imbuida en el perfeccionamiento y el progresismo constante, debemos mantener en plena conciencia todo aquello que se ha intentado y que de manera evidente a fracasado.

Los subsiguientes artículos se corresponden a mi manera particular de analizar la realidad que me rodea. No cito libros ni autores renombrados. No expongo las experiencias de otros países, ya que nadie aprende por la experiencias de otro. De ser así; no estaríamos hablando y comentando sobre nuestro subdesarrollo, repleto de militarismo, populismo, rentismo petrolero, endeudamiento, comunismo, neoliberalismo y una inmensa lista de teoremas que en su totalidad, lo que han hecho es interferir en una correcta observancia de la realidad. Esta expresión del comportamiento humano que procura meter nuestras necesidades individuales y colectivas dentro de un esquema limitado que alguien en algún momento redacto y que sucesivamente adoptamos como praxis de nuestro sistema, es la principal causa que explica nuestro fracaso en lo económico y en lo social.

Ninguna tendencia política tanto de izquierda como de derecha. puede explicar el acontecer de la sociedad. Sencillamente somos y estamos. Desde el momento en que nacemos y compartimos nuestra vida, nos encontramos regidos por la influencia social de nuestros semejantes. Todo el panorama se complica cuando el dinero pasa a ser la prioridad. Su obtención y acumulación en una sociedad no educada, nos vuelca en una conducta errática, ciega, egoísta e hipócrita, que deriva inexorablemente en una visión de nosotros mismos, irreal y desapegada de aquellos valores a los cuales en teoría nos debemos. Los Venezolanos tenemos que aceptar que nuestra indiferencia hacia los sectores menos favorecidos, no sólo es una labor que le corresponde al gobierno sino a todos por igual. No obstante; mientras que nuestra sed por hacernos de un avance social personal, nos aislé del bien común; pues nos seguiremos degradando hasta que un día la podredumbre, alcance niveles insostenibles, marginando incluso a las generaciones que nos sobrevendrán por muchos y largos años, si no reaccionamos responsablemente ante este llamado que nuestro país ha estado requiriendo desde su fundación como república. Sencillamente no tendremos nada de que enorgullecernos.

Ahora bien; me atrevería a asegurar que nuestro dilema a través de todos estos años es ¿cómo manifestar de manera efectiva nuestro interés por el bien y el progreso de nuestros semejantes?. Intuyo que la mayoría de las personas que formamos parte de esta sociedad nos preocupa ver el progreso de algunos y el fracaso económico de tantos.  Ahora bien; lamentablemente hemos permitido que se consolide una forma gobernar que no ha estado a la altura de esta premisa. Si cada núcleo familiar esta ocupado en sus labores habituales ¿De donde sacaría el tiempo para ir a dedicárselo a sus congéneres? La respuesta evidente, es que delegamos estas tareas en la clase de política. El pretender que sean ellos, los encargados de esta función, luce lógico y evidente. No obstante; se nos pasa por alto una actividad no endosable a otros, que no es otra que el exigir resultados.

Venezuela no ha sido educada para exigirle a sus líderes políticos una rendición de cuentas de sus actividades y de igual forma, los políticos se han negado en darlas. Su desempeño es valorado posteriormente con informaciones dispersas, carentes de una uniformidad convincente.  He aquí un punto coyuntural que debe ser resuelto para poder imaginarnos un país de ensueño. Y este dilema tiene ver con la forma en que se puede desglosar y establecer la ínter actuación de los elegidos y sus electores. Yo no he descubierto el agua tibia pero intuyo como cualquiera; como se manejan los grifos para generarla. ¿Solución?

01. Re-vitalizar el sistema podrido de correo nacional Venezolano. La inoperancia de esta institución pública ha hecho más daño al estado que cualquier otra institución. Una nación que se defina como democrática, debe estar informada sobre particularidades. La fuente no pueden ser los medios de comunicación masiva. Los medios están inhabilitados para brindar información pormenorizada e ineludiblemente no están facultados para suplir la comunicación entre un elector y su elegido. Por Dios; si cada uno de nosotros que tenemos una simple cuenta bancaria, recibimos del banco un documento llamado estado de cuenta ¿cómo es que no recibimos un reporte de nuestro delegado en asuntos políticos?

02. Obligar por ley al cumplimiento de la entrega de un resumen de gestión sistemático y mensual.  Estos reportes deben ser enviados a cada integrante del sistema democrático. El reporte del presidente que abarca a la totalidad del país debe ser expuesta ante la asamblea como es de esperarse. No obstante: todos los diputados, gobernadores, concejales y demás cargos de elección popular, deben suplir su reporte de gestión so pena a sanciones legales.

03. Normalizar por ley, la estructura y consistencia de tales reportes, desglosados en su parte económica, clasificados en prioridad y efecto social. Estos reportes deben estar exentos de publicidad partidista. Se trata de un funcionario elegido que debe informar, uno a uno de los habitantes de su circunscripción, sobre lo que hace o dejar de hacer. Presupuesto asignado y presupuesto ejecutado. 

04. Habilitar la recepción de correo para la recepción de opiniones realizadas por sus electores.  No puede ser que en Venezuela no haya formas practicas de manifestar una opinión individual siendo el voto el único medio para hacerlo. Esto es a todas bruces una inconsistencia del sistema democrático.

05. Establecer ciclos trimestrales o semestrales de asambleas públicas. En los que se atiendan los aspectos referidos a los reportes recibidos y enviados. Dichas asambleas deben tener carácter e influencia legal como es lógico suponer que tengan.  Si no se dan la condiciones para que se celebre un encuentro coherente entre vecinos de una comunidad con el funcionario elegido para tratar los asuntos de la comunidad a la que pertenecen, no hay democracia perfectible. Solo seguirá existiendo una democracia hueca y cesante, cuya dinámica seguirá viniendo de la providencia de los encargados de turno. Las asambleas pueden sonarnos incómodas pero jamás podrían ser denominadas como hipócritas y ciegas.  Además la novedad consistiría en que podríamos fijar posición ante un reporte. Si su Banco le quita dinero de su cuenta de seguro usted no se quedaría impasible en su casa sin hacer o decir algo al respecto. El efecto sería el deseado para librar un proceso como el que describo.

Recientemente por ejemplo; se eligió una nueva asamblea. No quiero discutir sobre su vigencia o no por que eso no forma parte de mi sueño de país. Pero resulta que nunca estos señores (actuales y anteriores) nos han brindado detalles sobre la labor que han desempeñado. ¿entonces en base a que votamos?. ¿Cómo podemos saber si nuestro voto apoya o no determinada política? ¿Cree usted que se puede soñar con una mejor Venezuela si no tenemos idea de lo que ocurre con nuestro delegado? Al no contar con un reporte no podemos establecer nunca lo queremos. Si recibiéramos un detalle ¿no podríamos darle a nuestro país unos minutos para evaluar nuestra contribución directa sobre el sistema que nos rige? He aquí nuestra frustración. Amanece un nuevo día, nos disponemos a cumplir con nuestros deberes y caramba mira todo lo que ocurre en mi entorno y nada puedo hacer más que escuchar un noticiero y limitar mi participación a votar cada 3, 4 0 6 años?. ¿Qué clase de democracia es esta?.

Allí se encuentra el sistema de correo IPOSTEL el cual debería funcionar para garantizar la vigencia del sistema democrático. ¿Pero nadie lo usa con ese fin?. Igualmente ¿sabía usted que las correspondencias son documentos? En lugar de estar lidiando con información digerida por un periodista o de un medio sea del gobierno o privado. Su nexo sería directo y expreso de la fuente que nos interesa evaluar. ¿de cuando acá los intermediarios suplen esta actividad? ¿No explica este divorcio la falta de influencia que tenemos sobre nuestro acontecer?.  ¿Si un funcionario nos reporta directamente, no dejaría de ser éste una marioneta de un partido político? ¿Dejaría usted en manos de otro la administración de su dinero? Eso es lo que nos esta ocurriendo en buena parte. ¿Cree usted que cuando delegamos en los políticos nuestros intereses colectivos que esa actividad es gratis?.  Salgamos de esta pretensión. No puede existir democracia verdadera, si no nos responsabilizamos por el destino de nuestros votos. Por ejemplo: el alcalde de su municipio sale de viaje a la India a entrevistarse con Sai Baba ¿no debería usted estar enterado sobre esta particularidad? ¿No tendría en sus manos un documento con el cual realizar un reclamo formal? ¿podría el mencionado alcalde desconocer tal aseveración si por ley estaría obligado en reportarla? Si en su vecindario hay un enorme hueco y en lugar de sentirse aislado por el sistema y sabiendo  usted, que el 30 de este mes hay una asamblea obligatoria con el encargado de la solución ¿Dejaría de ir?. 

Culturalmente tenemos una gran debilidad que acompaña estos señalamientos. Nuestro sistema de correo da pena. ¿cuantos hogares en Venezuela tiene un buzón de correo así sean un rancho?

Continuara.... 

P.D. Su opinión para mi es importante. Me gustaría saber si hay alguien que este leyendo estas líneas que me anime en continuar.....

 

  CITIZEN // Por una Venezuela libre del comunismo...!